Mitos y verdades de la resaca - WIKI

Mitos y verdades de la resaca


¿Quieres esquivar la resaca de tu próxima fiesta? Sentimos decirte que sólo hay un método infalible: evitar el consumo excesivo de alcohol. Así de sencillo. Y es que una resaca es el resultado de la intoxicación del hígado por la ingesta excesiva de alcohol. Es decir, que si bebes más de lo que tu organismo puede tolerar, tendrás resaca.

Así que no habrá nada que puedas hacer para evitarla si pretendes tomar demasiado alcohol. Eso si, existen algunos mitos que todos hemos hecho alguna vez para emborracharnos menos y evitar la temida resaca y, aunque algunos son verdades como templos, lo cierto es que la mayoría son falsos y poco nos pueden ayudar.

Así que lo mejor es que evites beber en exceso y te quedes con las verdades sobre la resaca y de una vez tires a la basura los mitos falsos. ¡Toma nota!

Seguro que ya sabes la respuesta, y es totalmente cierto. Si alguna vez has experimentado una borrachera con el estómago vacío, seguro que sabes que lo mejor es tomar alcohol mientras comemos. Si tenemos el estómago lleno, el alcohol llega al torrente sanguíneo de forma lenta y gradual, gracias a las grasas que hemos ingerido que permiten retrasar su absorción. Por tanto, un estómago lleno permite que el alcohol resulte un poco menos tóxico para nuestro organismo, aunque te avisamos, esto no es una solución milagrosa para la resaca si tu consumo de alcohol es excesivo.

¿De verdad crees que 3 hielos van a poder evitar el efecto deshidratante del alcohol? Este es un mito de los grandes, pero hay algo cierto detrás de él, y es que es necesario que nos mantengamos hidratados cuando ingerimos alcohol. ¿Y cómo hacerlo? Los expertos recomiendan beber agua entre copas e ingerir una botella de agua natural antes de irnos a dormir. Así, evitaremos lo más posible el dolor de cabeza consecuencia de la deshidratación del cuerpo y el cerebro.

Este es un mito a medias. La realidad es que el consumo de alcohol de forma continuada genera déficit de vitaminas B1, B6 y B12 en el cuerpo, por lo que ingerir complejo de vitamina B puede ayudar a aliviar los síntomas de la resaca en el caso de consumidores crónicos de alcohol. Sin embargo, para consumidores esporádicos, no funciona como tratamiento de la resaca.

Uno de los mitos que más daño hace, ya que el ibuprofeno es también tóxico para el hígado, por lo que tomar uno después de la ingesta de alcohol lo puede sobrecargar.

Si la resaca es muy fuerte, un analgésico puede ayudar a disminuir la inflamación del cerebro, pero no es la mejor opción. Se recomienda probar primero con bebidas y alimentos antioxidantes y desinflamatorios, aunque tampoco son una solución milagrosa para la resaca, pero ayudarán a que el cuerpo se restaure más pronto.

Muchas veces escuchamos que algunos alimentos ayudan a que se pase el efecto de la resaca, como los dulces o las bebidas azucaradas. En realidad, lo que estos alimentos hacen es evitar la hipoglucemia, una de las consecuencias del consumo de alcohol. Pero no se trata de que ingieras una cantidad desorbitada de dulces, sino algún tipo azúcar que puede estar en la comida, como un zumo natural o el postre.

Algunos nutricionistas no recomiendan mezclar las bebidas alcohólicas con refrescos, porque al contener muchos azúcares incrementa el daño tóxico del alcohol y además, se potencian las calorías consumidas.

Si crees que te funciona, no importa si es verdad o no, porque el aceite de oliva crudo es muy saludable, pero lo cierto es que no te evitará la resaca. Como mucho, te ayudará a evitar la hipoglucemia. Lo mismo ocurre con el yogurt, la leche o alimentos antioxidantes, suelen recomendarse para la resaca, pero no son un tratamiento. Lo que ocurre es que te ayudan a metabolizar el alcohol y a proteger tu estómago, entre otras cosas, por lo que son saludables tras la resaca pero tampoco milagrosos.

No es cierto. Lo que te emborracha y te crea resaca es la cantidad de alcohol que ingieres. Lo que sucede es que al beber con pajita, algunas personas beben más deprisa, lo que sí es un condicionante para que el alcohol entre más rápido a nuestro organismo y nos afecte más. Es decir, lo que sí es una verdad como un templo es que beber con moderación supone beber tranquilamente y despacio, lo que hará que tu organismo asimile de manera paulatina el alcohol afectándote menos que si lo bebes de un porrazo.

Si lo estás dudando, es falso. Es muy habitual, incluso en las películas, la típica escena de la ducha fría o el agua fría en las muñecas y hielo en la nuca. Ni quita la borrachera ni la resaca. Es más, puede llegar a ser perjudicial, porque el alcohol es un depresor del sistema nervioso y su consumo disminuye la temperatura corporal, por lo que una ducha fría puede ser incluso peligrosa.

“¡Con una cervecita se te pasa!” ¿De dónde salió este mito? Es totalmente falso y uno de los mitos terribles que sólo dañan más el organismo cuando tenemos resaca. Las personas que tienen dependencia del alcohol pueden confundir el síndrome de abstinencia con la resaca, por lo que su organismo puede hacerles creer que una copa mañanera les ayuda a mitigar una resaca falsa. La realidad es que tomar alcohol cuando tienes resaca sólo empeora tu organismo, que está intentando desintoxicarse y no puede porque le estás metiendo más toxinas. Es un mito totalmente desaconsejado.

Esto es verdad, algunas bebidas alcohólicas como el coñac o el ron cargan de tóxicos el cuerpo, mientras que hay algunas alternativas menos tóxicas, como el vodka con agua, que sólo contiene alcohol, agua y algunas impurezas.

También te puede interesar:
Por qué la resaca empeora con la edad y Mejores alimentos para quitar la resaca

http://static.ellahoy.es/r/845X0/www.ellahoy.es/img/Captura-de-pantalla-2016-12-28-a-las-13.54.30.jpg





Like it? Share with your friends!

0
, 0 points

Mitos y verdades de la resaca

log in

Captcha!
Don't have an account?
sign up

reset password

Back to
log in

sign up

Captcha!
Back to
log in
Choose A Format
Personality quiz
Trivia quiz
Poll
Story
List
Meme
Video
Audio
Image